viernes, 13 de febrero de 2009

Construccion de Señuelos Caseros - El Molde

CONSTRUCCION DE SEÑUELOS CASEROS
PARTE I – EL MOLDE

Por: RÖSENFELD Leonardo

En esta serie de notas, desarrollaremos un método para construir señuelos por vaciado en materiales plásticos, de un modo muy accesible y de bajo costo. Antes, unas breves consideraciones: Si bien a los pescadores que gustan del Bricolage casero, es innecesario que se lo diga, este tipo de trabajos, más que una ahorro significativo, (que lo tiene), en costos totales, es una inversión en un método que puede servirnos para desarrollar y experimentar diversas variantes de algún señuelo que nos haya sorprendido por su rendimiento, (como sucedió en mi caso), o tal vez querramos experimentar con nuevos formatos, ya que la aplicación de este sistema, nos permite copiar en infinito, algún señuelo, que comenzando como un simple trozo de madera balsa, como muchos amantes del spinning gustan de hacerlos, terminó siendo la “vedette” de una salida de pesca por su efectividad. Por otra parte, la construcción de moldes para vaciado, es muy eficaz para reproducir con diversos materiales, (resinas, cauchos, poliuretanos etc.), todo objeto que nos interese y que tenga una cierta simetría que permita el proceso. Este desarrollo se originó a raíz de que hace unos años, compré en el Aeropuerto de París, cuando viaje por razones laborales, un hermoso señuelo, que me impactó por la forma, en el Shooping del Aeropuerto, y para que no ocupara tanto espacio, le saqué el inmenso blister en que venía, y lo envolví en un pañuelo para transportarlo en un bolsillo del bolso. El tema fue que resultó el señuelo para dorados más efectivo que haya probado en diversos ámbitos y lo usé hasta casi su destrucción , y como había tirado el envase, nunca pude saber ni la denominación, ni su fabricante, y como no encontré en Argentina nada parecido en forma y tamaño, lo apodé “El Matador” y procedí a copiar el cuerpo y armarlo de nuevo. El molde que vamos a intentar construir, es en dos partes o taceles, (se denomina tacel, a cada una de las varias partes que forman un molde para esculturas, por el método de vaciado), y lo haremos para construir señuelos huecos, también en dos piezas, lo que tiene dos grandes ventajas aunque un poco más de manualidad: los señuelos flotarán y, por otra parte, podemos agregarles algún elemento sonoro dentro, (“rattling”), del cuerpo para aumentar su efectividad, sobre todo con las taruchas. Para el caso de querer hacer señuelos en una sola pieza en resina, debemos tener en cuenta que serán mucho mas pesados, (se hundirán rápidamente), y obviamente es más dificultoso el ponerle los ganchos porta anzuelos dentro, pero al final de la serie de notas haremos un “suplemento” con las aclaraciones al respecto, ya que este tipo de señuelos es ideal para el trolling, y tal vez pueda interesarle a algún Pescador ; además podremos intentar el moldeado de señuelos en otros materiales por vaciado, como los cauchos o siliconas que sí permiten hacerse en una sola pieza. También es válido aclarar, que muchas de las fotos, he debido simularlas, ya que no había documentado los pasos cuando hice mis moldes, pues ya son varios, y fui perfeccionándolos de a poco, pero creo que serán de fácil comprensión a la vista de todos. Veamos cómo se hace: Primero, despojamos el cuerpo del señuelo de todo elemento que pueda constituirse en una “saliente”, ya que puede obstruir el desmolde posterior, es decir, le sacamos totalmente la paleta y los ojales porta anzuelos, y procedemos a lijarlo prolijamente para que su superficie quede absolutamente lisa y sin ninguna rugosidad al tacto. Luego observando cuidadosamente el artificial, se busca un eje de simetría que divida al cuerpo en dos partes exactamente iguales, para que puedan desmoldarse sin dificultad alguna. Aquí vemos dos ejes de simetría, marcados en rojo en la foto, pero usaremos el segundo, por ser el de mayor versatilidad a la hora de armar el cuerpo de nuestros señuelos, como veremos más adelante

Una vez determinado este importante punto, deberemos muñirnos , en alguna casa para artesanías, de un kilo de barro negro o mejor aún, de barro para cerámica blanca, (unos 80 ctvs. El kilo). Tomamos el barro y procedemos a amasarlo bien sobre una superficie plana, cubriendo ésta con algún trozo de polietileno, y agregando agua si es necesario, hasta que tome una buena consistencia, similar al dulce de batata, y que no tenga ninguna basurita sólida adherida. Por lo general el barro blanco para cerámica, ya viene de la consistencia adecuada, y solo hay que amasarlo un poco para que gane en plasticidad. Luego formamos una especie de plataforma con la parte superior perfectamente lisa, donde procederemos a “clavar” nuestro señuelo, enterrándolo hasta la marca del eje de simetría que hayamos seleccionado, (si es necesario podemos “cavar” un poco el barro con una cuchara), de manera que quede perfectamente horizontal.

Ahora, con un cuchillo grande, cortamos la plataforma alrededor del cuerpo, prolijamente, dejando un espesor de entre tres y cuatros centímetros, como mínimo, entre el cuerpo del artificial y el borde de la plataforma

Luego con una herramienta pequeña, tipo esteca de escultura, pequeño cuchillo o similar, alisamos perfectamente los alrededores del señuelo, si es necesario mojando el barro, para que quede perfectamente liso, pudiendo ayudarnos también con un pequeño pincel.

El objeto de esto es que no quede nada en la superficie del barro alrededor del cuerpo, o sobre el cuerpo mismo, y que esta superficie quede perfectamente plana y horizontal respecto del eje de simetría elegido. Es importante que sea así, ya que cualquier irregularidad que quede en el borde del cuerpo, se traduce luego en una “saliente” en el molde lo que dificulta el vaciado. Ahora vamos a rodear la plataforma, con algunos elementos que nos permitan ajustar sus costados, cerrándolos prolijamente, como formando una especie de “cajón”, de manera que nos permita llenar la parte superior con el material que usaremos para el molde. En este caso, lo hice con las cajitas en desuso de Cds. Cuyo tamaño da perfectamente sin tener que recortar nada, para tres de los lados, pegándolas entre sí con algún pegamento instantáneo, que luego nos permite desarmar todo sin problemas; el cuarto lado con una tablita que dé el ancho del cajoncito según hayamos cortado la plataforma de barro, y luego ajustando todos los lados con cinta de enmascarar para formar el cajoncito. Es importante asegurar bien los lados del cajón, ya que la presión ejercida por el yeso o la resina en el vaciado del molde, es bastante fuerte y puede desarmar todo, por ello eso de asegurar bien las paredes con varias vueltas de cinta de enmascarar De todos modos esto queda a criterio de cada uno, usar cualquier otro material como maderitas o metales, a condición de que estén perfectamente derechos y con su superficie lisa.

Ahora con un pincel suave, pintamos prolijamente el cuerpo del señuelo como también la superficie de la plataforma, con un “desmoldante” casero, (el comprado es muy caro pero el nuestro funciona mejor). Para ello usaremos un buen detergente común de cocina, cuanto más concentrado mejor. Personalmente prefiero el Magistral azul o rojo, que tiene la viscosidad óptima para evitar que se pegue la mezcla sobre el señuelo. No debemos olvidar “pintar” con el detergente, todas las paredes del cajoncito, para evitar que se peguen en el molde si usamos resina. En el caso de usar yeso para el molde, no es necesario pintar las paredes aunque sí el cuerpo del señuelo patrón.

Pintamos todo abundantemente, y procedemos a preparar la mezcla para el cuerpo del molde. El siguiente paso consiste en definir, qué tipo de material usaremos para construir nuestro molde, ya que esto dependerá del tipo de material con que este hecho nuestro señuelo patrón. Hay dos maneras de hacerlo rápido y fácil: Con Yeso o con Resina Plástica, (de la usada en reparación de cascos). Es importante definir esto ya que si el señuelo patrón es de plástico o poliuretano de alta densidad, al hacer el molde puede destruirse, debido a las altas temperaturas que desarrollan las resinas en el fraguado, llegando a levantar hasta 80 grados o más aún, según su densidad. En estos casos, se aconseja armar el molde en yeso común, que si bien no tiene la resistencia de la resina, no levanta tanta temperatura que destruya nuestro señuelo madre; ahora bien, si el original es en madera u otro material que soporte algo de calor, no habrá ningún tipo de problema en utilizar resina plástica.. Por este motivo, trataré de explicar el proceso para ambas modalidades al mismo tiempo, si bien el tema de la resina no necesita gran desarrollo, ya que simplemente se mezclan la resina, el catalizador y el acelerador en la proporción adecuada que nos dará el vendedor. Si tenemos dudas en cuanto a la cantidad a usar, lo mejor es llenar antes el cajoncito con agua hasta el nivel deseado, (recordar que tiene que sobrepasar el nivel del señuelo madre ..(continua..)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada